EN EL METRO

 

P1030601 (3).jpg

Le dio dos golpecitos al móvil, como si estuviera sacudiendo ceniza imaginaria. Los auriculares mudos, pero embutidos en las orejas, allí de pie, apretujada en el vagón del metro. “Vaya! (bbbfff). Parece que se ha vuelto a parar la L3. Hostia puta! Por un día que voy bien de tiempo”-pensó. Iba agarrada a uno de los postes, en la misma mano la neverita de la comida, el abrigo en el hueco del codo, la mochila hacía delante y bajo control, cómo toda hija de gran ciudad. Con la otra mano se tomaba una lata de Schweppes, allí en el metro a las ocho y algo de la mañana.

No tenía música en el Smartphone, pero llevaba los auriculares que momentos antes se había puesto por automatismo reflejo. Acababa de borrar todas las canciones. Eran sus favoritas, y le encantaban, pero ya se había cansado de ellas. Algunas sabía que las volvería a buscar en un mes, otras en años, otras no las recuperaría jamás. Demasiadas canciones y tan corta la vida. No es lo mismo el Enamoramiento que el Amor. Cosas de usar y tirar.

Nunca usaba perfume. De hecho no había botella alguna que se le hubiera llegado a terminar. Se cansaba en general. Se cansaba demasiado rápido de un olor. Hasta con el desodorante tenía que ir variando la marca. ¿Por qué venderían raciones tan grandes de todo en los supermercados? Luego por compulsión terminabas engullendo lo que fuera del paquete, hasta que te sentías enfermo, y no querías volver a ver ese alimento en meses.

A veces empezaba a salir con un chico mono, y gracioso, y luego al cabo de los meses, sus caricias se convertían en el manoseo de ese tío rarito sobándote la rodilla en la cena familiar de navidad.

Otras veces se encaprichaba con alguien imposible, y le quería obsesionaba durante meses.

Sorbió un poco más de la lata amarilla, y al levantar la vista le vio. Lo saludó con una sonrisa. Era rubio, con mucho volumen, y ojos de color azul estándar. No eran ni turquesas, ni azul profundo, ni con motitas verdes, ni tirando a grises, ni nada. Eran azul cielo, azul vulgar. Tenía algo ratil, en los rasgos faciales, pero lo solucionaba con una sonrisa traviesa y relajada; y unos párpados ligeramente caídos de lujuria, bajo unas cejas caprichosas y  su manera de hablar cortés. Era educado. Tanto que hablar con él, podía ser demasiado cómodo, aunque por ello no se llegaba nunca a ahondar en ningún tema. Parece que hoy  él también llegaba tarde. Dejó de mirarlo para no incomodarle, mientras cogía el abrigo que le resbalaba del codo, y mascullaba un “losiento-losiento”, al pisar al hombre de atrás, y pegar un codazo a la mujer de al lado. “Bbbff. Vaya calor”. Casi sentía el olor del aliento en la nuca, del hombre de atrás.

Su relación era líquida, nada de ataduras. Para así poder salir corriendo si hacía falta. “Vaya por dios”, pensó. “Hoy los chicos no tienen relaciones, para poder así “relacionarse” más. Que alguien me lo explique”.-pensó. “Que substituibles somos todos, así de buenas. Parece que si te pierdes un metro, el siguiente llega a los 2min. Menos ahora, que llegaré tarde por la puta incidencia del metro!”

Sin embargo, qué difícil es encontrar aquello con lo que de verdad se conecta. Cómo cuando hablas con alguien y sientes que está en la misma página que tú. Porque a veces se dicen palabras, y frases, pero desde conversas paralelas. Transmisiones de radio, desde distintas dimensiones. Lo miró otra vez a los ojos, con esa sonrisilla, y le guiñó un ojo. Oh sí. Claro que volverían a quedar. No lo conocía bien, y no sabía si acabaría haciendo un transbordo en ese viaje, o si seguiría en la misma línea; pero menos se lo quería volver a follar una vez más.

 

 

Anuncios

8 comentarios en “EN EL METRO

      • Y tú!! 😀 Me he visto las dos primeras temporadas, creo que sale por estas fechas la tercera (si no salió ya, estoy de exámenes ya sabes… jaja). Me gusta mucho aunque he de decir que me quedo con la primera, a ver si remonta! qué te parece a ti??

      • Lucíaaaaa!!! Mucha suerte con los exameeenes!! Y disfruta la libertad (cuando termines/si ya has terminado), guapi!

        ME ENCANTA GIRLS, me rió en voz alta, los diálogos son geniales. Lo que pasa es que no es una serie apta para todos, y a menudo me encuentro discutiendo con gente, que piensa que Lena Dunham es una tía abominable que no para de mostrar su (feo?) cuerpo. Yo pienso que tiene una INCREÍBLE capacidad de sacarnos de nuestra “confort zone” al forzar a la gente a identificarse con personajes con los que preferirían no identificarse 🙂

      • No lo habría descrito mejor!! 😀 a mi me encanta!! Te ries y empatizas hasta con el personajes más diferente, está muy bien pero si quees cierto que en la segunda temporada se le va un poquito de las manos! Aunque he de decir que mantengo mis expectativas altas para la tercera, confio en el talento de Lena Dunham! 🙂
        Y gracias por la suerte, la voy a necesitar! Termino ya el lunes pero veo que este me supera :S ahhhh jajajja esperemos que vaya bien y disfrute mi libertad saliendo, poniendome al dia con pelis/series y leeer! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s