LA VIE D’ADÈLE- CHAPITRE 1&2

La_vida_de_Adèle-Kechiche-Imagen-01

Siguiendo el consejo de mi amigo Hugo,

http://hyperbole.es/2013/11/la-vida-de-adele-o-los-perfiles-del-deseo/

he ido a ver La vie d’Adèle; y me he apuntado (sin que nadie me lo pida) a esto de criticar de manera gratuita, o elogiar debidamente, y por escrito, las películas que de algún modo se han ganado el tiempo que eso requiere. Este es el resultado:

OJO ESPOILERS. (Quién avisa…)

En esta crítica no voy a hablar de los colores  cálidos empleados en película,  ni del color otoñal del filtro , ni de la fotografía espectacular, ni de la continuidad casi constante de primeros planos. Planos de miope, que dan un efecto intimista al film, que se palpa, y casi se huele.

No.

No, porque estoy segura de que hay miles de críticas que ya  han desarrollado mucho mejor, justamente, lo que os vengo colando con alevosía tras sucias negaciones. Así que voy a limitarme a explicar lo que a mí, emocionalmente, me ha transmitido la película. Los sentimientos, las personas, las lágrimas, y la vida, que es impasible a nuestras pequeñas batallitas cotidianas.

Para mí, la película va, más que nada, del sentimiento de inadecuación. La inadecuación y el sufrimiento que de ella se deriva. La clásica y recurrente situación de sentirse diferente.  Durante el primer capítulo de la película, Adèle no encaja con sus amigas del instituto ni con su noviete de turno.

 La cosa no mejora con el paso de los años; y en el capítulo 2, Adèle, a pesar  de haber “encontrado el amor” con la flamante Emma, (que ya no lleva el pelo azul, cosas de la madurez), tampoco acaba de casar con sus amigos culturetas-alternativos. Parece pasar la vida entera enfrentada a exigencias ajenas. Incluidas  las de su amada Emma, que le dice que escriba, para que sea feliz haciendo algo creativo. Emma considera secretamente que Adèle desperdicia su vida en lo ordinario. Como si todo el mundo tuviese que dedicarse al arte para ser feliz, y no pudiera sentirse realizado ejerciendo un trabajo mundano (como monitora de párvulos), y teniendo una relación sentimental estable.

 Otro de los grandes logros de esta película es señalar, que ni teniendo una relación con la persona que amamos, somos siempre felices. Esto, parece muy evidente, pero es a la vez uno de los grandes espejismos ante los que sucumbimos en la cultura occidental. Hemos convertido al Amor Romántico en una religión, y creemos inconscientemente que nos hará felices, y nos salvará de todo. Pero luego no es así. No se le puede exigir más de lo que es. Y lo cierto es que en una relación uno también puede sentirse solo, y desatendido. Y es que la vida compartida no es fácil. No siempre se encuentran algunos aspectos, y  entonces se buscan fuera de la relación, provocando, a veces, celos.  El tedio y la cotidianidad desgastan, y el césped del vecino siempre es más verde. Como la preñadísima novia de un amigo, que tiene esa sonrisa tan radiante.

Así que Adèle opta por la salida nada original de liarse por despecho con alguien que sí parece desearla, para rellenar ese vacío, que Emma no le solventa. Y lo más curioso de todo, es que al final, el Engañador experimenta mucho más dolor que el Engañado.  Adèle sólo engaña a Emma con su cuerpo, pero Emma “engaña” a Adéle con su alma, que se le va detrás de la preñadísima novia de su amigo, la de la sonrisa radiante. A pesar de esto es Emma la que hecha a Adèle de casa, llamándola p****, tirándole la maleta y la ropa al suelo y dejándola en la calle a altas horas de la noche en la típica configuración de escena del marido que engaña a la mujer, pero en versión lésbica.

El veneno de los celos.

Y el hecho de que haya celos, tampoco implica necesariamente que haya amor. La trampa del orgullo.

Y claro, al fin del amor, cualquier tiempo pasado fue mejor. Y así se pone en un pedestal, y se idolatra a la persona perdida, regodeándose sin reservas en el dolor.

Colosal interpretación de las actrices. Convincentes hasta el final. Adèle Exarchopoulos llorando a moco tendido (literalmente).

Eso y las relaciones del mundo moderno, en las que todos venimos de un pasado, y tenemos un bagaje emocional, que nos hace comparar siempre las relaciones presentes, con las pasadas. Y así constatar siempre que al ganar algo, se pierde otra cosa inevitablemente. El sexo: “c’est pas comme avec toi”, es verdad.  Aún así, no puedo volver contigo. Ya no te quiero. Adiós.

Y luego esa hipotética posibilidad de redención en el final. Ese delicioso final que queda en el aire, tan típico del cine magrebí, en una película que no tiene nada que ver con este.

Sin duda película extraordinaria, con un guión pensado en clave infinita.

 

La verdad es, que salí sobrecogida  del cine. Al final fui a verla sola. Éramos literalmente 4 personas en la sala, un viernes a las 16h, en V.O. Pero mejor así. Puede llorar a moco tendido, reírme a carcajada limpia, auto-abrazarme en los momentos malos, o verla con la boca abierta, sin hacer esfuerzo alguno para mantener la compostura.

Y ahora como premio por aguantar leyendo las subjetividades estas, que me da por escribir aquí, os dedico esta canción que no tiene nada que ver, y que vengo escuchando en un loop malsano de play-replay-replay-replay… Una canción que ya le he dedicado a una amiga antes, en algún momento perezoso del día:

Anuncios

4 comentarios en “LA VIE D’ADÈLE- CHAPITRE 1&2

  1. Me ha encantado tu crítica y, aún a riesgo de que quede un poco superficial mi comentario, me quedo con esta frase “Adèle Exarchopoulos llorando a moco tendido (literalmente).”, ahí me has matado. Un poco de humor después de ver una película tan bella pero tan desgarradora a la vez, nunca viene mal 🙂

  2. No me había llamado la atención ir a ver esta peli la verdad, pero ya que la has explicado tan bien y a tu manera Señora Doctora-Científica que ya voy conociendo como escribes, lo mismo un día la veo 😉
    besosss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s