Historietas Tailandesas: Capítulo I

khao-sok-jurassic

Cuando uno se dirije a Tailandia, la excitación por la promesa de placer inminente se vive como una alegría vertiginosa. Un calor que se extiende bajo la piel, y tira de los músculos de la cara, haciendo que no puedas parar de sonreír. Y uno cruza todo el globo, con el vuelo más barato que haya podido comprar en clase turista, dirigiéndose al paraíso, a la tierra prometida, lejos de la Europa gris. A la tierra dónde no existe el invierno, dónde las palmeras parecen photoshopeadas, las arenas son de la harina más suave que jamás besará la palmas de tus pies, y las aguas tan claras, que se ven los pensamientos en los ojos de los peces tropicales.

En Tailandia teníamos muchas esperanzas puestas, y no nos decepcionó. Allí nos sentimos como si el mundo fuera nuestro y fuera imposible jamás perder a algo. Eramos conscientes de nuestra juventud y belleza, y sentíamos que no íbamos a morir nunca. No teníamos límites.

Al visitar Tailandia no se va típicamente a ver museos, ni monumentos para conmemorar batallas ganadas o perdidas contra Napoleón. Hitler nunca estuvo aquí, y los campos de concentración quedan demasiado lejos. La arquitectura aquí nunca pasó por el Románico y el Gótico. Y el impresionismo es un recuerdo aguado, casi corrido, en un museo distante de París.

Aquí lo que se busca es el latido interno de la vida en el verde de la jungla. La vigorosidad de la vegetación, que se empapa con el sudor que gotea de la frente y la barbilla, el pelo mojado pegado al cráneo. Los músculos propios, ahora de acero bien aceitado, se tensan en movimientos perfectamente efectivos mientras se va ascendiendo por la jungla, en dirección a la cumbre. La piel brilla de un dorado muy oscuro, y se acerca a la perfección del bronceado máximo. El silencio propio admira al sonido tridimensional de la naturaleza. Las sienes palpitan al ritmo del olor a la vida, del sudor propio.

IMG-20151108-WA0042

Gracias a Julia Kerler por esta foto de nuestra incursión a la Jungla en Khao Sok, Tailandía Octubre 2015. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s