FRAGMENTO del Capítulo II- LA NOCHE DEL INCIDENTE:

En la  irrealidad de la noche, era muy fácil que las cosas se precipitasen, se entrelazasen, y se generaran conexiones que hubieran sido muy improbables a la luz del día. El Doctor D. miró a María y vio cómo el desaliento la hacía encogerse empequeñeciendo despacio. Cómo algo que se derrite. Le entraron ganas de…